17 de abril de 2014

El Cristo de la Expiación realizó su Vía-Crucis en la noche del Miércoles Santo


A las 23:00 h comenzaba el rezo del Vía-Crucis en el interior de la Parroquia de Santa Quiteria V.M. Una vez rezada la primera estación la procesión con el crucificado de la Expiación comenzaba a discurrir por las calles de Alcázar. La A.M. "El Perdón" de Alcázar de San Juan abría el cortejo junto a la cruz guía que era portada por jóvenes de la cofradía. tras ellos el estandarte del Stmo. Cristo y dos filas de nazarenos ataviados con las características túnicas de raso rojo. Portando faroles en metal plateado alumbraban las filas el paso del Crucificado.




A lo largo del recorrido que discurrió por el itinerario de costumbre se fueron desarrollando las distintas estaciones del Via-Crucis meditando cada una de ellas hasta volver de nuevo al templo hacia las 2:00 h y rezar allí la ultima de las mismas: Cristo sepultado. El paso del Cristo de la Expiación fue portado a un hombro por cargadores ataviados con túnica y antifaz, algo propio y acorde con la penitencia y el anonimato que requiere un desfile procesional en Semana Santa. El paso era exornado con el característico y tradicional monte de claveles rojos y rosas rojas. La principal novedad que presentaba la cofradía era el estreno del INRI que portaba la cruz que ha sido realizado por el joven imaginero local Pedro Huertas y la megafonía con la que se mejoraba el sonido para la lectura y rezo del Via-Crucis. 






CRISTO DE LA EXPIACIÓN


El sol se os­cu­reció y el velo del Templo se rasgó por la mitad. Tembló la tierra… Es el mo­mento sa­grado de con­tem­pla­ción. Es mo­mento de ado­ra­ción, de si­tuarse frente al cuerpo de nuestro Redentor: sin vida, ma­cha­cado, tri­tu­rado, col­gado…, pa­gando el precio de nues­tras mal­dades…

Señor, pequé, ¡ten mi­se­ri­cordia de mí, pe­cador! Como se reza en el Vía Crucis del Martes Santo alcazareño.

Jesús muere por todos nosotros. Jesús nos acerca la mi­se­ri­cordia de Dios. Jesús paga todo lo que nosotros debemos. ¿Qué hacemos nosotros por Él?
 Ante el drama de tantas per­sonas cru­ci­fi­cadas por di­fe­rentes siuaciones, ¿luchamos por ex­tender y pro­clamar la dig­nidad de la per­sona?
Santísimo Cristo de la Expiación que tu Imagen entregando tu vida al Padre nos haga sentirnos participes de tu enorme sacrificio y nos conmueva para entregarnos a los demás... 


16 de abril de 2014

El Stmo. Cristo de la Buena Muerte y María Santísima de la Concepción inundaron la noche del Martes Santo alcazareño


 A las 22:00 h del Martes Santo se abrían las puertas del templo de San Francisco de Asís de Alcázar de San Juan. La cruz de guía de la Franciscana Hermandad Sacramental del Stmo. Cristo de la Buena Muerte, María Santísima de la Concepción y Santa Vera+Cruz comenzaba a caminar hacia el altozano de la Inmaculada. Tras ella el paso del niño de la Vera+Cruz portado por jóvenes costaleros, cantera cofrade donde las haya. El paso, exornado ricamente con claveles blancos, portaba dos nuevos candelabros de guardabrisas realizados por orfebrería Dorado. El niño y los ángeles que lo acompañan portaban símbolos de la pasión tales como la corona de espinas, clavos o lanza. Una cruz desnuda remataba la trasera del paso.




Tras el Stmo. Niño de la Vera+Cruz se abría el cortejo de nazarenos ataviados con las características túnicas marrones y negras que era encabezado por el estandarte sacramental de la corporación franciscana. Algo más de una veintena de "capuchinos" componían el cortejo, algo escaso como, por desgracia, viene siendo habitual en esta cofradía. Desde aquí queremos animar a los hermanos de esta hermandad a que participen de la procesión del Martes Santo vistiendo su túnica nazarena para dotar al cortejo de una mayor vistosidad pero sobre todo para arropar al Stmo. Cristo Yacente y María Santísima de la Concepción. Cerrando el cuerpo de nazarenos se ubicaba la representación de la Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad de Alcázar de San Juan, madrina de esta corporación. Tras esta el estandarte del Cristo y la presidencia de la cofradía titular.
Seguidamente el paso del Cristo de la Buena Muerte y María Stma. de la Concepción portado a costal por hermanos costaleros. Este era antecedido por un grupo de acólitos turiferarios que purificaban con el incienso las calles del recorrido para el paso de Cristo y su Madre. El paso lucía un exorno floral mas rico y cuidado que en anteriores ocasiones formado por un friso y esquinas de clavel rojo. En las esquinas cuatro grandes hachones de cera color tiniebla iluminaban el Stabat Mater franciscano. La Virgen de la Concepción lucía nueva saya pintada en oro y plata que aportaba a la dolorosa aún mas belleza de la que por sí sola posee. Además destacar que esta ha pasado a ubicarse en el lado derecho del crucificado (izquierdo al mirar de frente) al contrario de como lo había hecho desde su primera salida procesional.








Por segunda vez en la historia e esta hermandad su paso titular fue acompañado por música. En esta ocasión la Banda de "El Perdón" de Alcázar de San Juan puso sus sones al servicio del Stmo. Cristo de la Buena Muerte y la Virgen de la Concepción para recorrer las calles del centro de la localidad. Hecho este que generó el esperado debate en el ámbito cofrade alcazareño entre los que simpatizan con el acompañamiento musical en esta cofradía y los que prefieren el acompañamiento habitual del silencio y la campanilla. Hecho este sin mayor relevancia debido a el exquisito repertorio elegido y la consonancia con la cuadrilla de costaleros. El Cristo de la Buena Muerte se despedía del Altozano pasadas la 1:00 de la madrugada hasta un nuevo Martes Santo.






Santísimo Cristo de la Buena Muerte y María Santísima de la Concpeción



 A Jesús lo con­denan por de­clarar la Verdad: ser Hijo de Dios. La verdad es el ar­gu­mento para jus­ti­ficar la cru­ci­fi­xión. Es im­po­sible des­cribir lo que pa­deció fí­si­ca­mente el cuerpo de Cristo col­gando de la cruz, lo que su­frió mo­ral­mente al verse des­nudo cru­ci­fi­cado entre dos mal­he­chores y sen­ti­men­tal­mente, al en­con­trarse aban­do­nado de los suyos.
Jesús en la cruz acoge el su­fri­miento de todos los que viven cla­vados a si­tua­ciones do­lo­rosas, como tantos pa­dres y ma­dres de fa­milia, y tantos jó­venes, que, por falta de tra­bajo, viven en la pre­ca­riedad y la des­es­pe­ranza, sin los re­cursos ne­ce­sa­rios para seguir adelante y llevar una vida digna.
Cristo de la Buena Muerte que tu Imagen nos haga reflexionar sobre el sufrimiento que causan nuestros actos, a luchar contra el que causan otras personas a terceros, pero sobre todo a no permitir la injusticia que como a Tí, Señor, lleva a tanta gente a su particular cruz.








15 de abril de 2014

GRAN TARDE DE SEMANA SANTA CON LA SALUD

















La Fervorosa Hermandad de Ntro. Padre Jesús del Perdón y María Santísima de la Salud realizó su Estación de Penitencia del Domingo de Ramos con el esplendor, solemnidad que llama a la oración y buen trabajo que la viene caracterizando desde su primera salida hace ahora trece años.

Buen trabajo el de las Cuadrillas de Nuestro Padre Jesús del Perdón y María Santísima de La Salud, que van adquiriendo la veteranía que otorga la mayor elegancia y finura con que andaron sus titulares.

Gran trabajo el del equipo de Priostía de la Hermandad por el exorno floral de los Pasos, por la elaboración del nuevo Palio, la nueva túnica y  adquisición de nuevos faroles para el Paso de Cristo, pero sobre todo por la delicadeza y esmero en la vestimenta de María Santísima de la Salud, que irradiaba belleza y sentimiento, haciendo que por las mejillas de su rostro pareciesen caer perlas en lugar de lágrimas...

Cortejo procesional también bien formado, con gran sincronización y movimiento medido... Un conjunto, en suma, perfectamente armonizado para otorgar a la Estación de Penitencia el sentido último y principal, la oración y penitencia que se hace por entrega al Señor, en acompañamiento a María su Madre, ejemplo de entrega y sacrificio por amor al Hijo.

Comenzando a las 18:00 horas, los Pasos de la Hermandad de la Salud, como es popularmente conocida, realizaron en su recorrido saludo a la Hermanas de la Cruz, en la calle San Juan, y a la Capilla del Cristo de Villajos en la entrada a la Calle Emilio Castelar, haciendo su entrada en Santa María a las 23:00 horas.

SALUD Y PERDON

María, Madre de Dios, pedimos a tu Hijo, por tu intercesión, que nos ayude dándonos salud y fuerza para afrontar el día a día... Pídele Madre que nos ayude a superar los malos momentos y la falta de nuestros seres más queridos.

Madre de Salud que escuchas a tu pueblo suplicante, danos la fuerza y entereza que tú tuviste aquellos días en los que por haberlo parido y criado sufriste tanto como Él el escarnio y desprecio al que fue sometido...

Jesús del Perdón, Hermano y Padre, otorganos la paz de la reconciliación con los que nos humillan, nos insultan y nos odian... También la paz interior que tantas veces nos falta a pesar de sabernos libres de toda culpa... Pero sobre todo danos la fuerza y entereza que hay que tener para, venciendo nuestro orgullo, pedir perdón a aquel al que dañamos...

 

* Hace unos días comentaba con un amigo el uso del término "Estación de Penitencia", además me comentaba que por ahí me critican por usarlo, al igual que otras palabras y expresiones. Por favor, leanse el libro "Paso a Paso. Itinerario de fe para Hermandades y Cofradías" que está sirviendo de base para la catequesis que se está impartiendo en nuestra localidad para miembros de Juntas Directivas.

LA BORRIQUITA HIZO SU ENTRADA TRIUNFAL EN EL JERUSALEN ALCAZAREÑO









En una mañana de primavera propia de un gran Domingo de Ramos la Procesión de la Entrada Triunfal de Jesús en Jerusalen, "La Borriquita" como popularmente es conocida, transcurrió por las calles de Alcázar acompañada de numerosos fieles formando parte del cortejo y también de numeroso público desde las aceras.

La Agrupación Musical "El Perdón" abríó la Procesión interpretando a la perfección su repertorio, que cada vez crece más y más en cantidad y calidad. Le seguían fieles, en su mayoría niños, acompañados por familiares, portando palmas y ramas de olivo y tras ellos los niños vestidos de hebreo que desde hace unos años dan solemnidad de desfile de Semana Santa a esta Procesión tan emblemática y esperada por los más pequeños.

Tras la Imagen del Señor, portada por miembros de la Hermandad de San Sebastián autoridades y miembros de las Hermandades de Alcázar, cerraban la Procesión, que se desarrolla dentro de la celebración de la Eucaristía o Misa de Ramos de la Parroquia de Santa Quiteria.

ENTRADA DE JESÚS EN JERUSALEN

Entrada triunfal, halagado y vitoreado por todo y por todos ¡Viva el Rey de los Judíos! ¡Es el Mesías!. Echaban palmas e incluso sus propias capas al suelo para que no lo pisase siquiera la borriquilla que llevaba a Nuestro Señor...

Pero que poco tardaron en olvidarlo todo... Lo oímos muchas veces. Muchos de los que lo vitoreaban el Domingo de Ramos, el Viernes Santo lo acusaban y pedían su muerte... ¡Cuantas veces nos pasa en nuestras propias vidas! Los mismos que un día te agasajan a cumplidos y te llaman "mi amigo" otro día te acusan de ser la peor persona del mundo.

Caemos en el mismo error que los habitantes de Jerusalen una y otra vez... Nos tropezamos en esa piedra cientos de veces. Pero caemos y del mismo modo podemos levantarnos, es lo grandioso de la enseñanza de Jesús ¡El Padre perdona a sus hijos! ¿Y nosotros?